viernes, 16 de octubre de 2015

en puntas de pie











Solo cerrando los ojos
Se abrazan mi luna de dormir

                                                            y tu luna de desvelo.

Los caminos paralelos, ya no lo son,

                                                            inexorables, tuercen destinos.

 Se buscan e intentan  rozarse                                                                                                                                                                    
                                                             aún sin pretenderlo

El desvelo encuentra mi nombre
Escrito con besos en tu almohada,
Y mi luna dormilona, sonriente,

                                                             se asoma por la ventana.

Afuera el mar arrulla con cada ola
Trayendo caricias tibias.
El mar tiene memoria infinita...
Jamás olvida que mis pasos

                                                              esperan un nuevo estreno.

Esta noche mi voz,
Evoca tu presencia
Y el eco me la trae
para acariciarme los pies,

                                                              corporizándote.


Entonces,  sonrio cuando me dices:  
-sigue siendo en puntas de pie?                                                            
-siempre, es la única manera de extender mis dedos y sentir


                                                             que acaricio tu luna de desvelo-