lunes, 27 de abril de 2015

Querido

Te debía estas letras... nos dijimos tanto, intentamos y no pudimos, quisimos pero fue imposible. Pero todo eso fue hablado y yo siento que te debía estas palabras escritas por mi mano. Las letras fueron las que nos unieron, las que entrelazaron tu amor y el mio.  
Te debo también muchas noches de magia cincelando poemas y vuelvo a recordar esa habilidad tan tuya para acomodar las piezas del puzzle de mi vida. Aún con los ojos cerrados,  de memoria…acariciando
Ya no busco poder entender si fue más grande mi admiración o mi amor por vos. Hoy sigo extrañandote de esa manera desmesurada que, según vos, tengo para sentir las cosas.  Con otra mirada y otra postura en la vida, sé que es el momento para escribirte lo que pienso.
Gracias mi querido, te amé desde lo más íntimo y te sigo queriendo aún. 
Ahh…no pienso  deshacerme de ninguno de tus recuerdos. No serviría de nada ya que no me arrepiento de un solo segundo compartido y los tengo  apretados muy hondo dentro de mi. 
Fui y seguiré siendo incondicional, lo aprendí de vos, sin importar tiempo ni lugar donde la vida me lleve. Te beso

Cuando tus caricias se pierdan
en las curvas de mis piernas,
quizá un suspiro mio dibuje tu boca
o quizá tus besos jugando entre mis manos
desvaríen con el roce de mi piel.
Cuando tus pasos se acoplen a los míos
esbozando caricias en mi cintura
y desgarres un soneto en mi vientre ,
trenzaré tus sueños con los míos

queriéndote...