viernes, 16 de octubre de 2015

en puntas de pie











Solo cerrando los ojos
Se abrazan mi luna de dormir

                                                            y tu luna de desvelo.

Los caminos paralelos, ya no lo son,

                                                            inexorables, tuercen destinos.

 Se buscan e intentan  rozarse                                                                                                                                                                    
                                                             aún sin pretenderlo

El desvelo encuentra mi nombre
Escrito con besos en tu almohada,
Y mi luna dormilona, sonriente,

                                                             se asoma por la ventana.

Afuera el mar arrulla con cada ola
Trayendo caricias tibias.
El mar tiene memoria infinita...
Jamás olvida que mis pasos

                                                              esperan un nuevo estreno.

Esta noche mi voz,
Evoca tu presencia
Y el eco me la trae
para acariciarme los pies,

                                                              corporizándote.


Entonces,  sonrio cuando me dices:  
-sigue siendo en puntas de pie?                                                            
-siempre, es la única manera de extender mis dedos y sentir


                                                             que acaricio tu luna de desvelo-

                                                     


                                                                                                                                     
                   



sábado, 3 de octubre de 2015

imperfecto, así te quiero



El lazo azul se desarma entre mis dedos
                                                            flexible, tembloroso.

La pequeña caja de recuerdos
se abre y vuelan como mariposas,
                                                            las letras de tus versos.

Mi aire se posa en tus labios,
tu abrazo apretado me sostiene la espalda,
las luces de casa van cediendo su brillo
                                                            y mis brazos rodean tu nuca.

Tus pasos cortos nos llevan al cuarto
                                                            y el lazo azul que sigue allí,

se repliega despacio a los pies de la cama.



La distancia se quedó en el tiempo
kilómetros de separación se desvanecen,
y ese juego insulso de caricias ajenas
se esfuma en el aire como un último suspiro.

Hoy no es necesario el sexo apasionado
hoy es el momento del abrazo tierno,
                                                         el que recoge todos los besos
                                                         que el tiempo intentó robarse.


Y en medio de esa infinita calma,
pasan otra vez delante de mis ojos
                                                        tus versos,
                                                                            mis versos,

y las noches amanecidas juntos.

Poemas escritos entre juegos
que nunca quise que corrigieras.
-Dejalos así que tienen tu esencia,
 corregidos serían perfectos,
                                                        casi irreales,

 y yo los quiero así de imperfectos
                                                       como lo sos vos...-